Acuario Literario

Amigos hablando y escribiendo sobre literatura.

  • Top Click

    • Ninguna
  • abril 2009
    L M X J V S D
    « Mar    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930  
  • Lecturas

    • 1,903
  • Los más leidos

Escribir para el 12/5/2009

Posted by acuarioliterario en 3 abril 2009

Sólo la conocía de verla por la ventana

Propuesto por: Settembrini

Anuncios

Una respuesta to “Escribir para el 12/5/2009”

  1. Settembrini said

    Sólo la conocía de verla por la ventana
    pero había tomado una decisión de la que no pensaba arrepentirse y mucho menos no llevarla a cabo, la abordaría por la calle y le hablaría, entablaría con ella una conversación, pues estaba convencido que si todo salía según el lo estaba analizando, sin duda todo iría según lo empezaba a vislumbrar, aún cuando el sueño le empezaba a nublar el pensamiento.
    Era una costumbre que le acompañaba desde que su memoria alcanzaba a recordar, justo antes de dormir le daba vueltas a multitud de pensamientos, dependiendo de la época de su vida, de su estado de ánimo o tan simple de los acontecimientos del día. Era un ejercicio mediante el cual repasaba lo sucedido, o como pensaba enfocar este o aquel problema al día siguiente o simplemente sin ponerse una fecha para ello. Esta forma de operar le ayudaba a conciliar el sueño, era prácticamente infalible.
    A veces, a la mañana siguiente, aún recordaba lo analizado la noche anterior, y lo pensado o decidido le parecía absolutamente descabellado o simplemente un despropósito, que incluso le hacía sonreír ante el espejo, mientras cumplía con el religioso acto de afeitarse sin verse.
    Esta mañana seguía pensando que la idea no era descabellada, que iba a abordarla, que hablaría con ella.
    Terminó de vestirse y recorrió la poca distancia que le separaba de la calle, de una manera agitada pues era ya casi la hora en la que todas las mañanas ella cruzaba delante de su ventana, y no pensaba dejar pasar otro día sin oír su voz, sin tocarla. Cuando llegó a la acera estaba realmente excitado y pensó que debía relajarse, estar tranquilo, no podía asustarla. En unos segundos olió su perfume, inconfundible y supo, sin dudarlo, que se trataba de ella, sin pensarlo más desplegó su bastón y se dirigió a ella con voz tranquila: – Sería tan amable de ayudarme a cruzar la calle…, ella sin dudarlo un segundo acercó su brazo a su brazo izquierdo y el la tomó con algo de nerviosismo, pues había pensando tanto en aquel momento que no sabía que más decir, pero sabía que debía aprovechar los cincuenta metros que le separaban de la otra acera, todo esta calculado, la mujer que había visto por su ventana con otros ojos tantas mañanas iba en este momento de su brazo.
    Madrid, abril de 2009
    Settembrini

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: